Aunque ya estemos sumergidos en plena rutina con las carreras para llegar a todos lados, el estrés del trabajo o del cole y las infinitas tareas diarias, estamos seguros de que ya estás pensando en las siguientes vacaciones. Así que hemos pensado deciros cinco ciudades maravillosas que no podéis dejar de visitar no sólo por sus monumentos, sino por sus peculiares acentos en inglés.

Nueva York. La gran manzana. Mientras estás paseando por la quinta avenida o dando un paseo por Central Park abre bien tus oídos. No solo oirás unas vocales bien abiertas, sino también notarás desaparecer la «g» final en nuestros queridos gerundios, así que no te extrañes si oyes «goin'» en vez de «going». Enamórate de sus voces profundas y déjate llevar por los aromas de sus calles. Recuerda que puedes encontrarte con algunas palabras diferentes como «pants» para referirse a los pantalones.

Edimburgo. Gasta tus zapatos caminando por la Royale Mile llenando tus ojos y tu nariz con los olores y los colores de sus pubs. Entra y siéntate a escuchar. Esa «r» rasposa que tanto se esconde en el acento americano, aquí sale orgullosa y fuerte. Las vocales se esconden tras sonidos que a veces nos parecen hasta diferentes, por ejemplo en vez de «old» que no te sorprenda oír «auld». Aquí también oirás extrañas palabras como «bonny» para decir bonito o guapa, o «aye» para decir sí.

Londres. La típica escapada de fin de semana puede aportarte mucho más. En esta ciudad tan cosmopolita, donde se oyen mucho idiomas, no solo inglés, destacan unas palabras que salen directamente de la glotis. Las frases están muy bien armonizadas, las preguntas acaban en agudo y las negaciones en grave. La «L» es muy pesada y las «t» intercaladas están muy marcadas. Algunas palabras que pueden sonarte raro serían «mate» para referirse a un amigo o «knackered» cuando expresas tu extremo cansancio.

Dublín. Llénate los pulmones respirando en sus parques, pues Dublín a pesar de su terrible tiempo atmosférico es toda una belleza. Su acento es como una música en la que se transforman algunas letras. La «a» puedes oírla muchas veces com «o» por lo que no es tan raro oír /loif/ cuando quieren decir «life». También una «L» muy marcada y un sonido de «z» detrás de «th». Algunas expresiones típicas son «craic» para decir divertido o «lad» como chicos para referirse sobre todo a tus amigos.

Gibraltar. Cerca de casa también tenemos un buen contacto con el inglés. Y además es un poco peculiar. No podemos cerrar este post de mejor manera que diciéndote algo de Gibraltar. En Gibraltar la característica más peculiar es que allí hablan «llanito». Esto es una mezcla entre español e inglés muy interesante a la par que peculiar. Así que más que su forma de pronunciar te diremos que no te extrañes al oír «Vamos al restaurant» o «Be careful con los coches». Esta unión de idiomas que suena tan natural, hace de Gibraltar una escapada digna de hacer.