En anteriores posts os hemos hablado de las claves para poder hacer un buen examen oral, o para ser capaz de enfrentarse a una prueba escrita. Bien, otra parte importante de los exámenes oficiales es la comprensión auditiva. Para muchos alumnos es algo un poco complicado, se pierden a lo largo de la reproducción o incluso abandonan a mitad camino. Pues ya te vamos a dar algunos trucos para que te guardes ese pánico y consigas hacerlo bien.

1. Mantén tu cerebro conectado.

Es importante que estés en el aquí y ahora. Es muy fácil perder la concentración cuando no entendemos el 100% de lo que estamos oyendo. Por eso muchas veces activamos el «piloto automático». Desconectamos completamente de lo que está pasando a nuestro alrededor y comenzamos a pensar en otras cosas. «No se me puede olvidar comprar leche…» «He dejado el coche mal aparcado» No vayas por ahí. Quédate donde estás pero con tu mente también. Aunque no comprendas todas las palabras intenta seguir la grabación en tiempo real.

2. No traduzcas.

Nuestro cerebro es bastante rápido, sobretodo si lo ejercitamos estudiando. Pero tampoco hace magia. Hay que ser realistas y darse cuenta de que no podemos escuchar en un idioma, traducirlo al nuestro y seguir el ritmo. Es muy difícil. Cuando estamos traduciendo la palabra doce la conversación ya estará diciendo la cuarenta y dos. Haciendo esto nuestra pobre mente no sabe como reaccionar y al final nos acabamos perdiendo. Céntrate en el idioma que estás aprendiendo. Traducir no es la solución.

3. El lápiz y la paciencia son tus mejores aliados. 

Entendemos que quieres responder, que quieres acabar, pero no actúes como si el lápiz quemara. No seas impaciente y antes de responder piensa. Evita esperar las palabras que lees, porque si llegan seguro que serán para decirte algo diferente. Lee las preguntas cuidadosamente y haz una marca al lado de la respuesta antes de marcarla como definitiva. Espera a la segunda reproducción de la grabación que seguro que te aclarará las ideas.

Recuerda siempre lo que repetimos, confía en tus capacidades, respira y disfruta de la experiencia.