Parece justo ayer que estábamos nerviosos ultimando los preparativos para el comienzo de este Summer Camp 2018, pero ya han pasado cinco semanas. En esta última que acaba de terminar nos hemos despedido de muchos de nuestros alumnos que ya vuelven a su país. Ha sido triste para muchos decir adiós a nuevas amistades, pero desde el equipo nos alegra ver como niños que vienen de países a veces muy diferentes hacen desaparecer cualquier tipo de barrera.

En estos siete días no ha faltado detalle. Los emocionantes partidos de fútbol han sido el gran protagonista, hasta el punto que se han calzado las botas nuestros profesores. Óscar, profesor de español, y Aaron, profesor de inglés, han sido los encargados de llevar a cabo partidos muy interesantes que despertaban el interés de todos los participantes.

 

Las manualidades de nuevo han sido un plato fuerte esta semana. Hemos hecho un taller de arcilla con los más grandes y han hecho unas composiciones preciosas que ha podido pintar al día siguiente. Con un poco de música de fondo nuestros Lions y Eagles han despertado su lado más creativo con la ayuda de Roberto, nuestro monitor.

Los pequeños han hecho unos cuadros preciosos con sus nombres. Gracias a las ideas de Marta y Manuela, profesoras de español e inglés respectivamente, los más pequeños se sienten grandes artistas al mando de pinceles y pinturas.

Cabe destacar la llegada de una nueva actividad esta semana, yoga. Ha sido de la mano de Anna, profesora de inglés y directora del campamento, la que ha despertado el interés de las chicas más valientes. «La verdad es que desde que soy directora del campamento echo mucho de menos el contacto con los niños, el hecho de estar coordinando y organizando hace que a veces no pueda pasar tanto tiempo con ellos. Pensé en hacer algo de yoga en el campamento ya que algunas niñas sabían que yo practicaba y se les despertó una curiosidad que finalmente saciaron. Tanto ha sido el éxito que quisieron repetir ¡dos veces en 3 días! Aproveché, sin pensármelo dos veces, la oportunidad para poder pasar más tiempo con ellos y fue increíble», nos dice Anna.

Anna nos cuenta un poco más «Si tuviera que explicar qué es lo que se siente dentro de Summer Camp creo que no habría palabras que me ayudaran a describir todo lo que se puede llegar a sentir. Estar a la cabeza de este proyecto me hace sentir tremendamente afortunada, no sólo por la oportunidad personal que se me brinda, sino por la experiencia de estar ahí. Son muchos los momentos en los que se ve el duro trabajo, el equipo que me rodea hace una labor impecable y a veces no tengo palabras para agradecérselo, desde los conductores que nos dejan a los niños a primera hora, pasando los profesores y monitores que dan el 100% cada día, los que desde fuera hacen que no nos falte de nada, y los que están en la oficina facilitando todo el trabajo. Es cansado. Pero luego hay momentos en los que me giro y veo a todos los alumnos en mi clase, a todos que vienen corriendo hacia mí cuando por fin cuelgo el teléfono y me uno a ellos, cuando vienen de prisa a contarme que les ha pasado o simplemente a darme un abrazo, es en ese preciso instante cuando todo el cansancio desvanece. Todos vienen a ver a «mamá» en los buenos y malos momentos y eso es de un valor incalculable»

El sábado no ha podido faltar la excursión, la última de este Summer Camp 2018. Esta vez nos hemos ido a Selwo Marina en Benalmádena. En este zoo de animales acuático los niños han podido ver desde espectáculos de delfines hasta la alimentación de los pingüinos. Ver sus caras de felicidad al ver todo eso hace que cada madrugón de sábado por la mañana haya merecido la pena.

Recuerda que si quieres ver todas nuestras fotos, puedes hacerlo PINCHANDO AQUÍ.

Aún nos queda una semana de campamento así que aún te queda tiempo para venir a pasarlo en grande con nosotros. Llámanos al 952908558 para cualquier información.