Es cierto que para muchos el establecerse nuevas metas es algo fácil y sencillo. Sale como natural. Pero para otros quizás conlleva un poco más de dedicación a la hora de conseguir algo. Todos tenemos un talento natural. A algunos se nos da bien el arte, a otros los números, a otros los idiomas. Bueno es aquí donde nosotros os vamos a ayudar dándoos las siete claves para poder hacer de vosotros todo un as de los idiomas.

¿Por qué siete? Os preguntaréis. Bueno, el siete es un número que simboliza perfeccionamiento intelectual. Tanto es que en muchas disciplinas es un número bastante importante. ¡Pues para nosotros también!

Comencemos:

1. Cambia el chip. Vamos a eliminar de nuestra cabeza la idea de «no puedo». Todos podemos, la única diferencia es que cada uno lo hace a su ritmo, y eso hay que respetarlo. Así que aprende a disfrutar del viaje sin pensar tanto en el destino y haz de cada nueva experiencia algo único.

2. Escucha. Ya hemos dicho en varias ocasiones lo importante que es la música y no nos cansamos de repetirlo. ¡No te cortes y canta! Imitar la pronunciación es un ejercicio estupendo, sobretodo para soltar la vergüenza.

3. Mira. A quién no le gusta estar en casa debajo de la manta viendo la tele mientras fuera hace frío. Y porqué no, esperando al repartidor de pizzas. ¿No podríamos ver nuestras pelis y series favoritas en el idioma que queremos aprender? ¡Claro! Echale valor y ponte a ver eso que tanto te gusta en otro idioma. Verás que saca lo mejor de ti. Ayúdate de los subtítulos.

4. Escribe. Busca alguien con quién escribirte e-mails o chatear que tenga como objetivo aprender tu idioma. Haces nuevos contactos, ayudas a otros y sigues practicando. Internet ofrece muchas páginas web que te pueden ayudar con esto.

5. Habla. Muchos bares hacen días de intercambios culturales, seguro que en tu ciudad hay alguno. Búscalo
y atrévete a chapurrear lo que sabes. Los demás están en tu misma situación así que encontrarás apoyo y seguro que nuevos amigos.

6. Lee. Averigua el nivel que tienes y busca el libro que más se adapte a ti. Leer mantiene la mente activa y si es en otro idioma mucho más. Es un ejercicio que enriquece mucho nuestro vocabulario.

7. Viajar. Viajar te enriquece tanto de tantas maneras que también es una forma de ayudarte con tu nuevo reto. El instinto de supervivencia sacará de ti un lado desconocido. Te verás valiente y capaz de hablar de cualquier cosa.

 

Para conseguir esto sólo hacen falta ganas y tu voluntad. Es cuestión de encender algo dentro de ti que hace que todo, absolutamente todo, sea posible en tus manos.