Cuando nos sentamos alrededor de una mesa para aprender algo nuevo después de un tiempo sin estudiar, muchas veces se nos hace un mundo. Vernos nadando en unas aguas desconocidas, hace que nos comportemos de una manera distinta. A unos nos cuesta más, a otros menos pero cada uno se esfuerza de una manera muy personal.

Para los adultos volver a abrir un libro y estudiar es todo un reto en más de una ocasión, y al observarlos nos damos cuenta de que existen varios tipos de estudiantes. ¿Con cuál te identificarías?

1.»Esto me suena»

Una frase muy oída en clases, sobretodo de inglés. Y no se aleja de lo que realmente sucede en nuestras cabezas. Todo lo que aprendemos se queda guardado en nuestro cerebro, en algún cajón de esa gran despensa. Cuando volvemos a estudiar, es normal tener esta sensación ya que estamos estimulando de nuevo lo que una vez ya estudiamos. Es como ir abriendo poco a poco los diferentes departamentos hasta encontrar el correcto.

2.»¿Cómo sería esto en español?»

O también conocido como TRADUCTOR. Lo bueno de este tipo de alumnos es que si tienen un gran dominio del idioma o un gran abanico de vocabulario, el buscar la correlación en su idioma materno puede ser de ayuda. Pero en la mayoría de los casos, traducir crea confusión justamente por esto. Nos cuesta encontrar la forma correspondiente y nos atascamos. Lo mejor es fluir.

3.»Me cuesta mucho pronunciar».

Esto es más común de lo que podamos creer. De hecho, cada idioma tiene una melodía diferente y un error bastante usual es intentar adaptar el inglés en este caso, a nuestra melodía, es decir a la de nuestro idioma. Es un poco complicado, ya que es como intentar comprimir una frase muy larga en una melodía muy corta, por ejemplo. Hay que aprender a «cantar» en el idioma que estemos aprendiendo, entendiendo su melodía y adaptándonos a ella.

Intentamos ayudar a nuestros alumnos adultos a sentirse productivos y que van evolucionando con nosotros. Lo hacemos mediante nuestros cursos específicos para trabajadores o nuestros cursos generales. No dudes en preguntarnos.