Cada vez que publicamos un post intentamos que os acerquéis a nuestro equipo un poco más, que se vea claro el compromiso con nuestros alumnos y la humanidad que se respira entre los pasillos de nuestras academias. Pues hoy vamos a ver que hay detrás de las cortinas de este enorme escenario. Vamos a conocer un poco más de nuestro equipo de coordinación y oficina. 

Esta semana hemos decidido hablar con el corazón de la academia de Marbella, Ana Ramirez, una de las secretarias más veteranas de nuestros centros. Ana es la primera cara que toda persona ve al entrar a la academia y creednos cuando os decimos que no duda en daros la bienvenida con una gran sonrisa.

El trabajo que se esconde detrás de su mesa es muy minucioso y le hemos hecho algunas preguntas para que nos cuente un poco más.

¿Cómo te sientes al tener este trabajo en III? «Trabajar de cara al público no siempre es fácil, muchas veces se nos cruzan obstáculos en el camino que no son sencillos de superar, pero la verdad es que tengo un gran modelo a seguir como Beatriz, que es la coordinadora del centro, y juntas siempre encontramos la mejor solución.»

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? «Mi motivación más grande son los niños. Me siento como la TITA de todos. Cuando entran corriendo y se cuelan entre los padres que hacen cola para poder pasar por detrás de mi mesa a darme un beso o un abrazo es algo inexplicable. O cuando esperan a que vengan a recogerlos sentados en el sofá de la entrada, donde yo pueda verlos, siempre les doy para que coloreen o hablo con ellos para que se sientan como en casa. El cariño que me demuestran los alumnos es desde luego mi mayor recompensa»

¿Qué es lo más duro para ti? «Podría decir que lo más difícil es el comienzo del curso. Hay mucho trabajo y me siento como que debemos encajar todas las piezas de un puzzle. Es algo muy preciso que hay que hacer como siempre con cuidado y sobretodo con cariño pensando en la situación de todas las familias que confían en nosotros, pues aunque así lo parezca, no es fácil confeccionar los horarios de los alumnos teniendo en cuenta las otras actividades que tienen o para que coincidan los hermanos y los padres no tengan que volverse locos llevando y trayendo a los pequeños. La verdad es que esto no sería posible sin el trabajo en equipo con mis compañeras del departamento de administración»

Describe la academia en pocas palabras. «Realmente hay una sola palabra que pueda definir esta empresa y esa es FAMILIA.»

Gracias a las sinceras palabras de Ana podemos ver que el trabajo de nuestros centros no sólo es en las aulas, sino que las oficinas también desempeñan un papel esencial para que el engranaje funcione a la perfección.

Sólo nos queda decir muchas gracias Ana.