Desde bien pequeños siempre tenemos millones de sueños e ideas. Ideas que van haciéndose más fuerte con los años y van cogiendo formas más factibles. Los adultos, como buenos planificadores, siempre preguntamos a los más pequeños qué quieren ser de mayores y ellos tienen unas ideas bien claras y fuertes que están dispuestos a alcanzar.

Nosotros no hemos querido salirnos de esa tradicional trayectoria y aprovechando unas clases en la que hemos estudiado los diferentes trabajos, hemos querido ver cómo se ven nuestros pequeños alumnos en unos años.

Entre sus planes de futuro de poder mejorar el mundo y llenarlo de color, nos cuentan sus rutinas de trabajo.

Alejandro y Ainara quieren ser bomberos. Y más que bomberos nos parece unos super héroes en sus dibujo. Cuando le preguntamos porqué quieren ser bomberos nos dicen que quieren poder ayudar a quien tenga miedo.

Héctor está listo para visitar el espacio y ser astronauta. Esta super preparado, podemos ver que tiene todo el equipaje, ¡hasta un bigote! Quiere ser astronauta para poder explorar y conocer todo lo que sus ojos no llegan a ver.

Andrés también lleva un uniforme, el de policía. Se ve trabajando «deteniendo a los malos», nos cuenta. «Además se puede ser superhéroe sin llevar capa» añade. La verdad es que suena muy convincente.

Erika se ve de maestra. Ella tiene una gran pasión por los niños y dice que quiere cuidar de ellos cuando sus padres estén trabajando. «Enseñarle a hacer las cosas bien para que cuando sean mayores no pasen cosas malas».

Laura es toda una artista, y así  se ve trabajando en un museo de artista. Dice que cuando se siente triste ella se pone a pintar, así que si tiene pintar como trabajo siempre va a sentirse de buen humor.

La verdad es que la imaginación de estos valientes no tiene límites. Y esperamos que consigan todas las metas que se propongan en su camino. De lo que sí estamos seguros es que los idiomas no serán una de sus barreras.